Letra

Gastrinoma

  • El síndrome de Zollinger-Ellison ó ulceración péptica, aunque poco común no es raro que se presente. Y se caracteriza en la mayoría de los pacientes por la presencia de un tumor secretor de gastrina en páncreas, en la submucosa de duodeno o estomago, hileo esplénico y ganglios linfáticos regionales. Y este puede ser unido o múltiple.

 

¿Quiénes tienen riesgo de contraerlo?

  • Se inicia a cualquier edad, desde la niñez temprana en adelante, pero es más común en personas de 20 a 50 años. El sesenta por ciento de los enfermos son varones. Unos dos tercios de los tumores de Zollinger-Ellison son malignos en cuanto a su conducta biológica o su aspecto histológico.

 

Síntomas

  • El dolor típico de la úlcera péptica, pero de manejo difícil con medidas médicas. Puede haber diarrea secundaria a la hipersecreción o por inactivación de la lipasa cuando disminuye el pH intraluminal del intestino delgado de abajo de 6.5, interfiriendo así con la digestión de grasas. Se puede acompañar de sintomatología característica de hemorragia, perforación gástrica o intestinal y obstrucción.
  • El diagnóstico de certeza está dado por la determinación de gastrina sérica por radioinmunovaloración. Los pacientes con síndrome de Zollinger-Ellison suelen tener valores de gastrina en suero mayores de 300pg/ml y a menudo mas altos. Los análisis gástricos revelan hipersecreción gástrica basal (>15meq/h).
  • La secretina intravenosa aumenta de manera notable la gastrina sérica en pacientes con gastrinoma y se utiliza en el diagnóstico.
  • Desde el punto de vista radiológico se encuentra que el 75% de las úlceras se encuentran localizadas en la primera parte del duodeno y por lo general no son múltiples. Las que ocurren en la segunda, tercera o cuarta porción del duodeno o en el yeyuno, sugieren firmemente síndrome de Zollinger-Ellison.

 

Tratamiento y recomendación

  • El tratamiento farmacológico es a base de bloqueadores del receptor H2, los cuales inhiben de manera importante la secreción ácida en pacientes con el síndrome y han estimulado la cicatrización de úlceras. Aunque se requieren dosis mucho mayores a las convencionales.
  • En pacientes de manejo difícil o que responden mal al tratamiento, quizá únicamente, se requiera de vagotomía y piloroplastia.

 

Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario
Pequeño | Grande

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy